Xavier de Jesús Villacís


Nuestras miradas se cruzan, se condensan, se fortalecen. Nuestras miradas son una sola porque emerguen de un mismo corazón. Te amo pequeño X.