Los que vuelven

La partida al viejo continente empezó cuando de este extremo del gran “charco” se vivió la vorágine de la quiebra de bancos, ahorros perdidos, presidentes derrocados, de las empresas que cerraban porqué también la crisis les había golpeado mortalmente y muchos se quedaron en la calle sin ahorros ni trabajo. Ellos no podían morirse de hambre aquí, menos los suyos. Por eso se fueron de la patria que los vio nacer. Consiguieron la 'Bolsa' y partieron con algo de dinero -en muchos ajeno- para que cuando le pregunten a que venían, ellos sepan responder a turismo, a pasear y “aquí esta la plata (la bolsa) para gastarla”.
Huían del país que se volvió gris y llegaban a tierras que se mostraban luminosas, llenas de trabajo, aquella Europa que encantó. Y España encantaba más por todo lo común. La “madre patria” arribaba al primer mundo con los albores del nuevo siglo y ya era un lugar donde los naturales no agachaban el lomo en cualquier cosa; para eso estaban los que no cesaban de llegar. Y ellos sí, empezaron agachar el lomo en lo que había, y lo que había que hacer era mucho...hasta ahora. El encanto de España se está apagando, la luminosidad de los primeros años de estancia se ha vuelto gris para muchos de los nuestros, e irónicamente termina recordándoles al Ecuador que dejaron hace mas de una década. El madrileño Diario El País -el lunes último- nos volvió la mirada, en un esclarecedor reportaje al doloroso retorno de los que asumen “Para vivir mal aquí, vivo mal en mi país”. El empleo cada vez más escaso en la tierra del Quijote para nuestros compatriotas, el sueldo que se reduce y que ya no alcanza casi para nada les lleva a cavilar el retorno. Eso condiciona al Gobierno de RC, que tibiamente atendió esta iniciativa propia en la naturaleza humana (volver) con un plan retorno de los que se fueron llamado “Bienvenido a casa”, cuando aún retornar no era algo determinante. Hoy aquella idea en el migrante tomó un giro radical y lo direcciona al punto de donde partió; por ende las políticas publicas deben atender agudamente tal realidad. Mecanismos de re-inserción económica efectivizables es la mínima justicia que se les debe otorgar a quienes a un momento evitaron, a costa de tanto sacrificio, que este pedacito de tierra termine hundiéndose. 
Los que vuelven : Opinión : La Hora : Los Rios: http://bit.ly/LMMfQ1