Dedocracia

En twitter encontré una réplica que le hacían a César Litardo presidente del Deportivo Quevedo y quién, como secretario de PAIS listas 35 en Los Ríos participó en la elección del buro del movimiento político de Quevedo, esto el reciente sábado en un salón del GAD municipal local. En la red social Litardo dio cuenta de tal elección y de hilo, una concejal quevedeña, alterna de PAIS, lo confrontó: “@CesarLitardo todo fue a dedocracia no hubo democracia”. Ella como otros militantes y adherentes del vasto movimiento vertían su enojo al no haber podido participar de la selección y elección del buro cantonal de Alianza PAIS. Tras leer el referido twett vino a mi mente la figura de Rafael Correa (tótem del correismo), luego siguió la de Jorge Glass y a renglón continuo la de los asambleístas de la 35 por Los Ríos y así terminé trasladándome de vuelta al lugar y noche en que se dio el cierre de campaña de PAIS en Quevedo, en la lid electoral de febrero pasado. Allí recordé haber visto a la concejala que trineo contra la “dedocracia” feliz y cubierta toda de verde agüita correista, junto a otras concejalas y funcionarias que no le desentonaban. Tal como ella pasó una noche 'apoteosica' viendo al @MashiRafael cantar junto a sus líderes locales y a sus candidatos de ocasión, asumo que también en esa noche de febrero estaban felices todos y todas los que, la tarde del último sábado quedaron fuera del salón municipal y del buro político local. 
Preguntará alguien ¿Y donde está el problema o la relación? Bueno, no es coherente hoy despotricar contra la supuesta “dedocracia” cuando no hace mucho la avivaban viendo a Correa, junto a su reducido circulo cercano -índices incluidos-, designar al final a los candidatos de PAIS a la Asamblea Nacional. 
No se puede arremeter contra tal mecanismo si aplaudieron, sin cuestionar un ápice, la selección de quién le fue más que suficiente tener sobre si el índice del “líder máximo” para ser vicepresidenciable. A estas alturas del partido (dirían los futboleros) ningún-a que se diga ser 'correista' tiene autoridad para despotricar contra la “dedocracia”. Hacerlo es muestra de cinismo político o de idiotez militante.