La puerta abierta al fraude

Advertisement

  • Twitter
  • Facebook

Para confort de Juan Pablo Pozo, Diana Atamaint ha logrado llevar al CNE a un sitial igual o peor del que él lo llevó en 2017. Así le resulta al país tras conocerse las recientes revelaciones de Enrique Pita y Luis Verdesoto, de más irregularidades acontecidas en las elecciones seccionales de marzo. Lo que ambos consejeros del CNE nos dieron a conocer, en la rueda de prensa del pasado martes 2 de julio, fortalece la presunción de que la elección de ciertas autoridades, en determinadas provincias, fue producto de un fraude.

EL concepto de “fraude” agrupa en gran parte lo que Atamaint, junto al consejero José Cabrera, vienen decidiendo desde que pertenecían al CNE – Transitorio. Acciones y omisiones nefastas para la confianza del elector. Las cuales, según varios han denunciado, tenían como uno de sus objetivos, la repartición equitativa, por parte del correismo y del socialcristianismo, de las prefecturas de Manabí, Guayas, Pichincha y Los Ríos, junto a varias importantes alcaldías de estas provincias.

Otro golpe nefasto de Atamaint y Cabrera contra nuestra convaleciente democracia fue el haber encausado el CPCCS a las fauces del correismo más grotesco. Solo de esa forma entenderíamos toda la reglamentación que acompañó la inscripción de los candidatos, sus limitaciones en la promoción electoral y forma de elección de los consejeros del CPCCS. El haber desatendido los primeros informes, que sugerían negar la candidatura de cura José Tuárez, nos quita cualquier duda al respecto.

José Cabrera, Diana Atamaint y el reciente contratado Enrique Mafla, quién dio a conocer por medio de exámenes las debilidades del sistema informático del CNE en las pasadas elecciones. Foto: El Telégrafo

Lo más crítico es a la conclusión que Pita y Verdesoto nos llevaron en su rueda de prensa: el sistema informático electoral tuvo la puerta abierta al fraude el pasado 24 de marzo. Tal cual reza una pericia sobre la cuestionada elección de prefecto en Los Ríos y que se encuentra en Fiscalía. Con lo evidenciado, de no actuar firmemente, tanto la Asamblea Nacional separando del CNE a la dupla Atamaint-Cabrera y por su parte, la Fiscal general con los resultados de las investigaciones del cada vez más evidente fraude, se sellaría el acta de defunción en la confianza de las urnas. (O)

Advertisement

×

portalxv.com

Nuestro correo correo@portalxv.com

× portalxv.com