Análisis: El MAG, una oportunidad que está perdiendo Los Ríos

La Ministra Vanessa Cordero (centro), en una reciente reunión con dirigentes y autoridades de Los Ríos. Foto. MAG

Con el nombramiento de Vanessa Cordero, como Ministra de Agricultura (MAG), emergieron expectativas positivas, por su calidad de joven, mujer, por su respetable currículo académico, por ser riosense, por ser quevedeña. Profesional que tomó las oportunidades brindadas por el Estado ecuatoriano para educarse hasta alcanzar maestrías en Universidades de España. Estudios que por cierto aplacaron temores previos a su nombramiento como Ministra debido a su nula experiencia en áreas administrativas políticas, en lo público. Pero, ante lo que se desprende desde la administración del MAG, su currículo académico, no le está alcanzando para cumplir la gestión que la problemática del agro demanda.

Así tenemos desde manifestaciones de agricultores en la provincia de Los Ríos reclamando por los precios que reciben de sus productos, protestando por atención. Remoción del viceministerio de Agricultura de Héctor Hurtado. Alguien con mejor perfil político, exviceprefecto de Los Ríos, militante de Alianza PAIS (AP), apartado del MAG por la Ministra Cordero. Hasta una citación a la comisión de fiscalización de la Asamblea Nacional por legisladores que esperaban respuestas ante los problemas manifestados en el agro ecuatoriano. Respuestas que no pudo brindar, según esperaban y ha hecho público Kharla Chávez, Asambleísta por Los Ríos de filas AP. Para Chávez, Cordero brindó respuestas “generales” y se excusó por haber estado atendiendo las fiestas octubrinas, razón por lo que -según habría dicho- no se hallaba preparada para responder preguntas.

¿Culpables de esta situación?

La buena fe tal vez, y hasta la ingenuidad, pero más creo gravita el egoísmo y la hipocresía que reinaban desde las altas cumbres del poder, en el error -ya resulta difícil no evaluarlo así- de la designación de Cordero.

A nivel nacional, en los corrillos políticos, se expresa que tal designación es responsabilidad del Prefecto de Los Ríos, Marco Troya, en razón del compromiso de colocar un riosense en el MAG, manifestado por el presidente Lenin Moreno con la provincia fluminense en campaña y que el Buro provincial AP-Los Ríos, con Troya a la cabeza, demandó su cumplimiento en los días en que se formaba el actual gabinete ministerial.

Y es en este compromiso donde creería escarbó el egoísmo e hipocresía, de quien llevaba las riendas de los sectores productivos, antes de caer en desgracia y terminar en la cárcel # 4, para sabotear la promesa de Lenin Moreno y no perder cuotas de poder que venía manteniendo en el MAG desde la presidencia de Rafael Correa.

Según trascendió, en mayo pasado la terna que propuso AP-Los Ríos para ocupar el cargo de Ministro de Agricultura, estaba integrada por el Alcalde de Valencia, Juan Carlos Troya, la Coordinadora de Desarrollo Productivo de la Prefectura de Los Ríos, Jessenia Onofre, y el hoy ex viceministro de Agricultura, Héctor Hurtado. La terna como lo registran los hechos fue negada. Ante ello propusieron otros nombres de gente con capacidad pero con un solo problema: se la veía demasiada cercana a la Prefectura fluminense, al Prefecto Troya, razón por lo que también habrían sido negados.

Hasta que se llegó a Vanessa Cordero, quién al no tener afinidad ni cercanía a Marco Troya, al ser neófita en política,  joven profesional formada en el sistema de Becarios del correismo (algo que les interesaba resaltar) y al ser, sobre todo, de Los Ríos, se cumplía con el compromiso de campaña sin cumplir todo a la vez. Resultado: la provincia de Los Ríos está al filo de perder una oportunidad de ganar con solvencia el espacio que la historia del agro ecuatoriano colocó en sus manos, en razón de egoísmos políticos que impidieron ubicar al frente del MAG a gente con experiencia administrativa comprobada que integraban las primeras ternas.

¿Tiene responsabilidad el buró AP-Los Ríos con Troya a la cabeza?

Mucha, evidentemente. Si se mantienen los resultados de la gestión pública de la señora Ministra mejor habría sido desistir del cumplimiento de esa promesa de campaña que efectuó a la provincia  Lenin Moreno. Si no tenían la certeza de quien proponían desempeñaría ese cargo, con la capacidad política/administrativa, que demanda enfrentar tremenda responsabilidad, mejor era pararse tieso -como dicen en el campo-  y responder, bien gracias, no tomamos nada.

Ahora al agro ecuatoriano le toca esperar que desde la Presidencia se remedie esto y, a los riosenses en particular, seguir observando, como nuestra coterránea, evade inquietudes nacionales, enfrenta cuestionamientos y la demanda de los agricultores de la patria entera, acorazada en generalidades; o bien Vanessa Cordero experimente una transformación de 180 grados y mañana tenemos al frente del MAG a la Ministra que todos esperábamos. (O)

@XavierVillacis

Tags: