Caricaturistas

Suele ser difícil caminar en un mundo donde los conceptos se vuelven cada vez más difusos. Donde, por ejemplo, lo que hoy se dice azul tiende a discutirse y quien quita que mañana termine señalado como amarillo. Hacer uso de ideas aceptadas por siempre se volvió un riesgo, más aún, si esas ideas, al ser expuestas para contrarrestar embates a  conceptos con los que hemos crecido, a manera de opinión, crítica o caricatura afectan “derechos” que todos dicen tener para llegar a ser lo que les plazca ser, aunque carezcan de argumentos para serlo.
Esto a propósito de una caricatura de Xavier Bonilla, Bonil, quien tras un video colgado en la web, sobre un lamentable discurso del asambleísta Agustín Delgado, se refirió  a ese suceso, en su habitual espacio.  Sin querer entrar a defender o criticar al uno o al otro, propongo atender los conceptos que siempre hemos tenido o anhelado, en este caso, de lo que debe ser un legislador. Lo sucedido tras la caricatura dejó en claro que quienes atacan al caricaturista de El Universo, observan afectaciones de índole racista, a la calidad humana y a las condiciones sociales de la infancia del ex futbolista en esos trazos. Atienden casi todo, salvo a su calidad de legislador que es, lo que cualquier semiólogo de esquina, observa, caricaturizó Bonil.  ¿El ‘Tin’ se ajusta al anhelado concepto que buscamos de un legislador? Bonil en sus trazos nos dice no. Un no similar al de millones de ecuatorianos que admiran al ‘Tín’ Delgado, que agradecen su aporte en la historia del futbol nacional, resaltan su entrega social, pero no por ello se eximen criticar al legislador que venía ‘jugándosela’ en una cancha muy distinta a la que, en su momento, alcanzó grandes triunfos.

image
Bonil un caricaturista que atiende la política nacional con sus trazos

Críticas que vale decirlo, tras la difusión del referido video, se volvieron un escarnio a la condición de asambleísta del ‘Tín’. ¿Pero la culpa es de él, de Bonil, mía o suya lector, por lo sucedido? Claro que no. La culpa, de querer verlo así, es de quienes hacen uso de futbolistas, cantantes, estrellas de televisión, para una elección. De quienes irrespetan conceptos al proponerlos en una papeleta electoral, sin sopesar en la preparación o capacidad de ellos dentro del escenario político. Caricaturizando en este caso, el significado de legislador que siempre deseamos encontrar en quienes dicen serlo.
Publicación Diario La Hora del martes 12 de agosto,  edición Los Ríos.