Delator: Odebrecht pagó $ 14,1 millones a Jorge Glas

Captura de pantalla de ‘O Globo’.

El diario O Globo de Brasil divulgó anoche nueva información relacionada con las actividades delictivas de la empresa Odebrecht en Ecuador. El medio publicó un reportaje en el que se recoge el testimonio de José Conceição Filho, exdirector de la constructora brasileña en el país, en donde se asegura que, entre 2012 y 2016, la multinacional habría entregado $ 14,1 millones al vicepresidente de la República, Jorge Glas.

Según ese medio, en el testimonio a los fiscales brasileños, Conceição presenta las fechas de 15 pagos, totalizando $ 5,8 millones para una empresa indicada por Ricardo R., tío del Vicepresidente. En efectivo se habrían entregado al pariente de Glas $ 8,3 millones. El medio de comunicación cuenta una serie de encuentros y negociaciones entre el exejecutivo de Odebrecht con Ricardo R., quien actuó como intermediario, y con el propio Glas.

Hablan de un encuentro en 2014, en la oficina de la Vicepresidencia, ocasión en que la supuestamente Glas habría pedido dinero para la campaña electoral de ese año. “Afirmé a Jorge Glas que ya realizaba pagos a Ricardo Rivera. En respuesta, Jorge Glas confirmó que era consciente de estos pagos, pero que esa contribución sería una nueva demanda”, contó Conceição, añadiendo que esta contribución de campaña no fue aceptada por Odebrecht.

Aseguran que los encuentros se iniciaron en 2011, cuando Glas era ministro coordinador de los Sectores Estratégicos hasta 2012, en que fue electo como Vicepresidente. “Ricardo me informó que debería pagar, a favor del entonces ministro Jorge Glas, el porcentaje del 1%”, habría afirmado Conceição en su declaración, quien habría dicho que “en el momento de la adjudicación de cada contrato, ese porcentaje sufrió incrementos a pedido de Ricardo Rivera, habiendo sido pagados valores entre el 1% y el 1,3% “.

También O Globo señaló que cuando Glas fue ministro, entre 2011 y 2012, las reuniones habrían ocurrido en el despacho de la Secretaría de Estado. Después de convertirse en Segundo Mandatario, a partir de 2013, habrían ocurrido siempre en las oficinas de la Vicepresidencia.

El vicepresidente Glas, el pasado martes, acusó a la empresa Odebrecht de “espionaje político” y de “venganza” porque él fue uno de los funcionarios que más intervino en la expulsión de la constructora de Ecuador en 2008. Glas había adelantado ese mismo día que habían grabaciones suyas, pero aseguró que todo es una estrategia de Odebrecht para involucrarlo en una trama de sobornos. Este viernes, en cambio, desde redes sociales Glas sostuvo su idea de “espionaje político”.

Mientras que el miércoles anterior, el fiscal general de la Nación, Carlos Baca, indicó que estas delaciones de  Conceição no representan una evidencia como tal en contra del Vicepresidente, pero sí son una pista para continuar con las investigaciones.

El fiscal aseveró que, hasta el momento, no hay pruebas que inculpen a Glas en el caso Odebrecth, aunque esa entidad de control inició el jueves una indagación previa para investigar el presunto delito de peculado en la adjudicación del contrato de exploración y explotación petrolera en el bloque Singue y en el que están con indicios de responsabilidad penal 20 personas, entre ellas el Vicepresidente.

Glas llegó a Guayaquil vía terrestre 

Jorge Glas arribó la madrugada de este viernes a Guayaquil luego de trasladarse vía terrestre desde Quito. El Segundo Mandatario, en un video, explicó que hizo su periplo en automotor porque supuestamente hay órdenes desde Carondelet que le impiden usar el avión presidencial.  Glas, sin embargo, agradeció la custodia que le brindó la guardia de seguridad presidencial en su viaje.  En el video, el también dirigente de Alianza PAIS denunció que a varios funcionarios de la Vicepresidencia les han bloqueado sus tarjetas de acceso a sus despachos. Así también dijo que funcionarios cercanos a él han sido despedidos en el sector público.  Glas tiene previsto arribar a la sede de Alianza PAIS en Guayaquil para reunirse con dirigentes y las bases del movimiento oficialista. (I)

EL TELÉGRAFO