Leandro Ullón: No aceptan que un montubio esté cambiando su pueblo

El trabajo de dotación del alcantarillado sanitario y pluvial,  que se desarrolla en el cantón Mocache difícil pasa desapercibido al ingresar a la ciudad. Y es que la obra, orgullo del alcalde Leandro Ullón, altera la cotidianidad de los mocacheños. La arteria principal del cantón, la calle 28 de mayo,  en ciertos tramos muestra cúmulos de tierra en sus esquinas, algunas arterias transversales se encuentran partidas en dos y se observa en ellas el trabajo de personal técnico removiendo pedazos de calzada e instalando tuberías bajo la superficie. Sobre ella los peatones y automovilistas hacen malabares para continuar su trayecto o evitar el lodo; el cual se hace presente insalvablemente con estas primeras lluvias de inicio de año. Ante todo esto, el burgomaestre pide paciencia y comprensión.

image
Leandro Ullón, alcalde del cantón Mocache, 'capital montubia de Los Ríos'

Ullón indica que ya tiene contratado el 100% del alcantarillado sanitario y pluvial para la zona urbana de la reconocida ‘capital montubia de Los Ríos’, y que espera en un lapso de 4 meses concluyan los trabajos de una obra, que según él, pocos alcaldes alcanzan a efectuar.  La obra a un costo de $2’066.004,82 inició en el mes de julio del 2014 y se tiene previsto entregarla en abril del presente. “Este año 2015 concretamos esta gran aspiración de los mocacheños, sin alcantarillado jamás tendremos salud” sentencia Leandro Ullón, mientras indica, desde una de las ventanas que dan a la 28 de mayo, el trabajo que a la altura de la casa municipal se viene dando al respecto. Al preguntársele si la situación económica que el país empieza a vivir – baja del precio del barril de petróleo, reducción presupuestaria- afectaría la culminación de esta obra, refirió que el contratista de la ejecución del alcantarillado sanitario y pluvial ha recibido “entre el 75 y el 80% de los recursos” y que el Banco del Estado, financista parcial de la obra, corrobora que todo marche según lo planificado y que “solo Dios puede alterar” que la obra termine como está previsto.  Reiteró las disculpas ante las molestias que la obra genera a la ciudad en estos días, pero sin dejar de indicar que la comprensión de los mocacheños está asegurada, “salvo de dos o cuatro que lo critican por no ser de su simpatía, por que no aceptan que un montubio esté cambiando su pueblo, por no hacer lo que ellos quieren, pero esto hay que hacerlo” finalizó diciendo.