Una mirada a las universidades y al país

Columna publicada en Diario La Hora, edición Los Ríos

Las Instituciones de Educación Superior (IES) públicas del país enfrentaron en agosto pasado momentos de tensión por recortes al presupuesto que las rige para lo que restaba de este año. Ante reclamo de las universidades, el impase se resolvió en base a compromisos alcanzados con el Ministerio de Finanzas y con la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), la cual se comprometió en asignar de manera directa fondos para los cursos de nivelación e ingreso. Acuerdos que sin lugar a dudas entregaron tranquilidad, pero que no impiden a las IES tener en claro que la discusión por sus asignaciones dejó de ser asunto coyuntural.

A partir de este reconocimiento se debe procurar diálogos en base a la relación de las universidades públicas con el país. Debatir, por ejemplo, si se amerita o no mantener la gratuidad general o considerar una valoración socio económica del alumno para determinar el nivel de gratuidad. Discutir sobre qué tan efectivo y saludable resultaría ampliar los mecanismos de financiamiento por parte de las IES públicas, para que sus recursos no solo dependan de las asignaciones que el estado les provee. Replanteamientos como estos o cualquier otro que llegue a discusión, atados a un gran condicionamiento: mantener la calidad universitaria.

Tomo el caso de la Universidad Técnica Estatal de Quevedo (UTEQ) en base a su rendición de cuentas del año 2016. Esta IES oferta 22 carreras profesionales con una gestión de las autoridades, encabezadas por su rector Dr. Eduardo Díaz Ocampo, determinada en redoblar esfuerzos para entregar a sus estudiantes aulas acordes a las normas pedagógicas que la modernidad demanda. Espacios comunes y de recreación que vuelven más productivo el tiempo compartido entre alumnos y docentes. Junto a una capacitación al más alto nivel a los académicos para beneficio del aprendizaje del futuro profesional que se forma en la UTEQ. Solo en el año pasado un total de 51 académicos emprendieron Doctorados en diferentes países del mundo. En el mismo periodo (2016) se matricularon 1471 alumnos a nivelación en el primer semestre y 1515 alumnos en el segundo semestre, entregando un total de 3336 profesionales graduados. Todo esto en base a los recursos que han crecido y les ha llegado a lo largo de los últimos años y, por supuesto, a una apropiada administración de los mismos.

Así, de parte de la UTEQ y de otras IES, se cumple con la misión de formación a los estudiantes, generando conocimiento, tecnología y servicios de calidad con las asignaciones recibidas. Logros que sin dudarlo peligrarían con una reducción a sus presupuestos sin apropiados mecanismos de compensación, socializados y acordados desde las universidades.  Por lo tanto toca resolver para que lo logrado se mantenga e incluso se amplíe en beneficio a los estudiantes, en especial hacia aquellos que menos recursos tienen, sin desprender la mirada a una realidad económica que nos invoca a dialogar sobre la relación de las universidades públicas con el país. (O)

Publicación Diario El Telégrafo